domingo, junio 22, 2008

sajnvdgiuejcklñas

Se me ocurrió morir. No sería muy difícil, solo perderse para no existir más. En este aniversario probarme a mí mismo si puedo dejar de vivir con este demonio que me corroe y se llama literatura. Creo que el precio pagado ya es suficiente. Aunque tengo miedo de no poder, como Raskolnikov (también deben morir mis ansias de citar), terminaré con algo dentro de mí, sin culpas. No debería ser tan difícil.

Estoy cansado de cerrar los ojos, cansado de la euforia, del plagio. Necesito un hogar.

Gracias por acompañarme en este blog, estará por unos días mientras agonizo.

Cerrado por derribo.

4 comentarios:

sofianitro dijo...

No te vayas

Anónimo dijo...

No morirás, ya lo veras y odiarás la Literatura, lo se....

Rafu dijo...

Y vino un tipo y le dijo "no te mueras" y el tipo, ahí, siguió muriéndo, luego vinieron dos, tres, diez, mil y le pidieron:"no te mueras" y el tipo ahí siguió muriéndose...


Es otra cita, mal citada por mi, de un cuento de Monterroso que leí en el colegio. Creo que titula "masa" pero no lo he encontrado en interntet.


O tal vez lo escribí sho y en un sueño...

Buscalo, chekalo, degustalo, etc.



Y no te mueras.

Fernando Ducrot dijo...

me gusta eso. "Es otra cita, mal citada por mí"